Adivinación a través de las runas

Aprende el origen de este oráculo y como echar las runas
Las runas vikingas son alfabetos mágicos para predecir el futuro | SOLOTAROT.COM

Historia y origen

Seguro que en algunas ocasiones, hemos visto en Internet páginas que nos ofrecen echar las runas como método de adivinación, pero no sabemos a ciencia cierta que son exactamente las runas. Pues bien, las runas son una serie de caracteres y símbolos extraídos del primer alfabeto germánico conocido y siempre se han asociado a la magia y al misterio. De hecho, la palabra runa significa “misterio” o “secreto” en el idioma danés.

Las pruebas históricas muestran que las runas fueron inventadas en Dinamarca o en Suecia hacia el año 200 d.C. Las runas germánicas mas antiguas eran muy rudimentarias y se usaban para diversos objetivos que nada tenían que ver con la magia, como escribir cartas, dar instrucciones e identificar a los dueños de una propiedad.

Sin embargo, desde sus orígenes, se daba a las runas un significado mágico. Los vikingos y otros pueblos germánicos las usaban como instrumentos de adivinación, y talladas en las espadas los hacían invencibles en la batalla; las inscribían en amuletos de piedra para protegerse de las enfermedades y de la hechicería, y las cincelaban en las lápidas para disuadir a los ladrones de tumbas.

Lamentablemente, la popularidad del alfabeto latino hizo que la escritura rúnica cayera mucho durante el último milenio, pero, a pesar de ello, todavía hoy en día se siguen empleando como método de adivinación.

Cómo echar las runas

Si queremos aprender en el arte de las runas podemos adquirir un paquete que contiene entre 16 y 33 piedras rúnicas:  se trata piezas redondas que pueden ser de piedra o  también arcilla y que tienen inscritos distintos caracteres rúnicos.

Para seguir el arte de echar las runas deberemos mezclar las piedras rúnicas en una bolsa y depositarlas actos seguido en una superficie plana. Hay mucha gente que ha ideado un sistema propio de adivinación, sin embargo hay lectores que solo leen las piedras que están boca arriba, otros prefieren leer solo tres, que vienen a representar el pasado, el presente y el futuro.